A la comunidad universitaria (28/02/2013)

A toda la comunidad de la Universidad Complutense :
Queda poco margen de acción cuando gobierno y comunidad autónoma parecen empeñados en asfixiar la
Universidad Pública en general, y la UCM en particular. Pero la situación resulta francamente alarmante si
se consideran las actuaciones tanto del equipo rectoral como de los representantes sindicales. Ambas
partes, en su calidad de REPRESENTANTES de la institución y de los trabajadores deberían
consultarnos regularmente y mantenernos puntualmente informados de los progresos de sus
negociaciones. Sin embargo, lo que nos encontramos es bien diferente: La actuación de ambas partes es
opaca (el Rector ha dicho explícitamente ante algunas consultas públicas que sólo tiene que rendir cuentas
ante la mesa sindical), impermeable a toda propuesta o crítica y, a la vista de los resultados, incapaz de
hacer frente a la problemática que nos ahoga. En particular, dos cuestiones están alarmando a cada vez
más trabajadores de la UCM:
1. La ineficacia de las negociaciones y el bloqueo resultante.
2. El fomento de un enfrentamiento y división PDI-PAS, que sólo nos debilita.
Así las cosas, carentes de representación, sólo contamos, como única salida, con la acción de los
trabajadores, TODOS, de la UCM. Que quede de claro desde ya: NECESITAMOS
REPRESENTANTES, más que nunca, pero nada parecido a lo que sufrimos actualmente.
Lo que sigue lleva tiempo escuchándose por los pasillos de nuestra Universidad, pero algunos trabajadores
(PDI Y PAS) hemos considerado necesario que salga de los corrillos y se presente de forma más clara y
compacta:
1. La universidad no puede funcionar sin TODOS: PDI y PAS. La estrategia del divide y vencerás
debilita a la UCM y conduce a que los propios trabajadores hagamos el trabajo sucio (pedir que se
castigue al otro colectivo). Su aplicación sistemática nos suscita la pregunta ¿Quién esperan que
venza?
2. Actualmente los sindicatos COPAN el espacio que la ley establece para garantizar la defensa de
los trabajadores. Bien utilizado, este espacio es nuestra esperanza y ÚNICA vía de acción y
comunicación; mal utilizado, no sólo se convierte en otra amenaza, sino que IMPIDE la defensa
de los trabajadores y nos deja, legalmente, completamente INERMES.
3. Además, los mecanismos de elección actuales (similares a los de los partidos políticos), unidos a
nuestra desidia y a la inercia de voto hacia los sindicatos tradicionales acaban consolidando una
“aristocracia” sindicalista perenne.
4. El número de afiliados a los sindicatos garantiza su escasa representatividad. La raquítica
asistencia a las reuniones que convocan confirma lo anterior. Las asambleas, meramente
informativas (esto es, ELLOS YA han decidido qué vamos a hacer todos) refuerza el desánimo de
los pocos que acuden.
5. Por incapacidad, indolencia o interés, las propuestas de acción de los sindicatos comienzan y
acaban en el mismo punto: HUELGA. Pero ¿para qué sirve una huelga?
a. Repetidamente se nos indican las “razones para la huelga”; lo que jamás se explicita es la
cadena causal que conduce de la huelga a una mejora de la situación: sencillamente, no existe.
b. Las huelgas universitarias terminan siendo meros ejercicios de auto-lesión. Los únicos
afectados negativamente son los trabajadores que la hacen y los estudiantes (y sus padres, que
los financian). No olvidemos tampoco el incremento de la indefensión aprendida: después del
esfuerzo, una y otra vez, no se consigue nada.
c. Paradójicamente, el único beneficiado podría ser el Rectorado, si se aplicaran los descuentos
en la nómina (algo que se acabará haciendo, sí o sí). Los “representantes” sindicales no
arriesgan su salario.
d. Los sindicatos parecen confundir el medio con el fin. Es ridículo oírlos considerar el (ínfimo)
seguimiento de las huelgas como éxito, a pesar de no producir ningún cambio.
6. La desconfianza de los trabajadores alcanza cotas insoportables cuando asistimos a disputas entre
facciones de un mismo sindicato o al conocer acusaciones GRAVES entre sindicatos que han
quedado sin respuesta. Como cualquier casta de este país, los sindicatos parecen considerarse por
encima de la ley y eximidos de dar explicaciones a sus representados.
Las posibles ACCIONES son múltiples, y no paran de surgir entre unos trabajadores cada día más
desesperanzados. Algunas de las que pueden escucharse:
1. En primer lugar, rechazar y condenar, en privado y en público, cualquier maniobra que fomente la
división y enfrentamiento PDI-PAS.
2. Atender a las plataformas, grupos, foros que, en los últimos tiempos, están proliferando en la UCM.
Algunos de estos colectivos están proponiendo y llevando a término medidas e iniciativas que, lejos de
la huelga convencional, resultan bastante más sensatas y proactivas.
3. Exigir la rentabilización del patrimonio artístico con que cuenta la UCM (Durero, Goya, Zuloaga,
Madrazo, Sorolla, Alberti, etc.) ¿O vale más el patrimonio artístico que el humano?
4. Lo mismo es aplicable a nuestro patrimonio inmobiliario, sencillamente impresionante. Vender una
parte (incluso malvender) solucionaría nuestros problemas económicos. ¿A qué esperamos?
5. No olvidemos nuestra parte de responsabilidad en esta situación, y seamos consecuentes: Existen otras
opciones a los sindicatos tradicionales ya acomodados y es posible centrar las elecciones en
PERSONAS (no siglas) capaces y comprometidas, que sean auténticos REPRESENTANTES.
En resumen: en la UCM no faltan inteligencia, capacidad y medios para poner orden y minimizar daños en
la situación actual. De lo que no disponemos es de las personas adecuadas en los puestos adecuados. Y es
neccesario que TODOS nos impliquemos para enderezar las cosas.
Por último, te rogamos nos perdones por invadir tu correo. Pero, ante la ausencia de auténticos
representantes, éste parece el único medio para hacer oír la voz de muchas, cada vez más personas.
Un saludo y gracias por tu atención.
Un conjunto de trabajadores de la Universidad Complutense de Madrid

Anuncios

Acerca de trabajadoresucm

trabajadores de la UCM (PDI,PAS)
Esta entrada fue publicada en VARIOS. Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a A la comunidad universitaria (28/02/2013)

  1. BibliotecPabloario Madrileño dijo:

    Puedo estar de acuerdo en algunos puntos de la carta que mandáis. En otros un poco menos. Pero es que en el punto 5 se dan unos argumentos contras la huelgas que llevo, por desgracia, demasiado tiempo oyendo por parte de los esquiroles. Quizás habría que plantearse si es buena idea asociar a la Plataforma Trabajadores UCM con este tipo de planteamientos.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s