Al hilo de la huelga en la UCM, el preacuerdo, el calendario laboral y….

(Carta de dos compañeras de la Plataforma)

Por qué no nos sentimos representadas

Una vez finalizado el primer tramo de la huelga convocada en la UCM los días 5 y 6 de febrero y sin entrar a valorar el seguimiento de la misma dado que entre las cifras de los sindicatos y las del Rectorado hay un abismo, sí nos gustaría poner en común nuestras reflexiones sobre la forma en que se convocaron estos días de huelga, la desconvocatoria tras un preacuerdo, la aprobación de un calendario laboral, una adenda que lo contradice y las negociaciones de la Mesa Sindical.

En primer lugar, nuestros representantes no han contado con la opinión de los trabajadores ni para convocar la huelga ni para desconvocarla los días 30 y 31. Es sorprendente que cuando, desde la Plataforma de Trabajadores se les ha instado a convocar y apoyar movilizaciones, siempre nos han ignorado o, en el mejor de los casos, nos han respondido que no podían hacer nada sin consultar a sus ejecutivas.  Sin embargo, en esta ocasión convocan asambleas “informativas” una vez convocados los paros para solicitar el apoyo de todos. Hay que añadir que además, se convocan días de huelga en periodo de exámenes lo que constituye, sin duda, una propuesta discriminatoria en relación a las condiciones del PDI y del PAS para secundar la huelga.

Tampoco hemos recibido información sobre la negociación que ha llevado a un preacuerdo genérico, que no concretaba nada y dejaba todo abierto. Posteriormente, se aprueba y firma un calendario laboral para el 2013 sobre el que queremos hacer las siguientes reflexiones:

–         Si bien la Mesa sindical ha conseguido un “acuerdo” (adenda)  sobre la no aplicación del calendario laboral 2013, conviene señalar que el calendario oficial firmado aplica literalmente una ley que restringe los derechos de los trabajadorxs en cuanto a jornada y condiciones laborales.  Tenemos, pues, dos documentos totalmente contradictorios, uno oficial y otro oficioso.  Al firmar el primero, la Mesa Sindical legitima la aplicación de una ley de la CAM que va en contra de la autonomía universitaria y que tendría que haber sido motivo de objeción por parte de todos los órganos de gobierno y los representantes sindicales. Al firmar una adenda que sugiere que no se va a aplicar el calendario previamente firmado, nos colocamos en la ilegalidad más absoluta. Esta ilegalidad puede dar pie a que, de forma arbitraria, se obligue al cumplimiento del calendario bajo la amenaza de sanción disciplinaria cuando el Rectorado lo crea conveniente, cuando se aplique la nueva RPT, o cuando la CAM considere que ha de acabar con la indisciplina de la UCM.

–         Nada de lo que han firmado nuestros representantes ha sido sometido a consideración por parte de los trabajadores, y esto se da en un momento en que la gravísima situación por la que atravesamos hace imprescindible la comunicación, la transparencia y el acuerdo de todos.

Creemos que es necesario que nuestros representantes nos informen y no firmen nada sin el acuerdo de los trabajadores a los que representan.  Si se quiere contar con el apoyo y la fuerza de las movilizaciones, necesitamos saber qué se negocia y las consecuencias que tendrán los acuerdos a los que se llegue, tanto en el corto como en el medio plazo.  La lucha de todos por una universidad pública de calidad no es posible si se pierden derechos y se deterioran las condiciones de trabajo de todos.

Hasta ahora, la actuación de nuestros representantes genera desconfianza y malestar porque olvida que la verdadera lucha en la defensa de nuestros derechos y de la universidad pública pasa por:

  • oponerse con determinación y contundencia a la aplicación de leyes que van encaminadas al desmantelamiento de la universidad pública y la implantación de un nuevo modelo universitario sin autonomía y al servicio de intereses privados.
  • Exigir la retirada de leyes y planes de ajuste presupuestario (en el caso de la UCM, el plan de eficiencia) que constituyen el marco normativo necesario para la aplicación de medidas, más o menos inmediatas, que contribuyen a un nuevo modelo de universidad, sin derechos, sin estabilidad laboral, empobrecida y al servicio de los intereses más reaccionarios y clasistas.

Creemos que la organización de los trabajadores es un instrumento imprescindible y que la unidad de acción es necesaria. Pero también creemos que en estos momentos de incertidumbre, de recortes, de despropósitos e imposiciones, es necesario contar con todos y todas. La Universidad pública necesita la fuerza de todos diciendo No, así no. Y para tener esa fuerza es imprescindible tomar conciencia de que la aceptación de las condiciones que impone la CAM hacen inviable nuestra universidad, que aceptar como inevitable las bajadas salariales, los despidos (que ya se han producido) y el deterioro de nuestras condiciones laborales sólo nos conduce al desmantelamiento progresivo y sin poder defendernos.

Es fundamental asumir que la UCM necesita una financiación adecuada para seguir funcionando y que nuestra lucha, la de todos, tiene que ir encaminada en esa dirección. Estamos convencidas de que los recortes de hoy serán los despidos de mañana.

Fdo.:    Marta Piñeiro Gil (PAS)

            Ángeles Diez Rodríguez (PDI)

Anuncios

Acerca de trabajadoresucm

trabajadores de la UCM (PDI,PAS)
Esta entrada fue publicada en VARIOS. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s